El posible fracaso de FCAS y MGCS debe anticiparse para 2025, según informe del Senado

Estructurados en 2017, los programas FCAS y MGCS representaron entonces los dos pilares principales de una iniciativa franco-alemana deseada por Emmanuel Macron y Angela Merkel, para comprometer a Europa en una trayectoria más autónoma en términos de defensa, con, en el centro, los dos principales economías y potencias demográficas de la Unión Europea.

Desde entonces, el entusiasmo inicial ha dado paso a una desconfianza creciente, si no hacia las autoridades, al menos hacia una parte de la opinión pública, los industriales e incluso los militares, a ambos lados del Rin. , mientras las dificultades se han multiplicado, llevando a cada uno de estos programas al borde de la implosión.

A pesar de una trayectoria que ahora es más segura, aunque no garantizada, tras una vigorosa intervención de las autoridades políticas de los países participantes, quedan muchas preguntas en el debate público en torno a estos programas. Sin duda, un nuevo informe del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa del Senado aumentará aún más las preocupaciones que los rodean.

De hecho, recomienda anticiparse a un posible fracaso de los dos programas, comprometerse enérgicamente a desarrollar soluciones provisionales para hacer frente a la revisión de su calendario y, sobre todo, establecer un plazo, en 2025, para evaluar el interés de Francia en mantener , o no, su participación en estas iniciativas europeas.

FCAS y MGCS, programas con una historia convulsa

Es cierto que desde su lanzamiento en 2017 para FCAS, e incluso en 2015 para MGCS, estos dos programas han experimentado viajes caóticos, por decir lo menos. Así, tras la euforia política inicial, ambos se encontraron rápidamente con dos obstáculos importantes: objetivos divergentes de los diferentes ejércitos que tenían que implementar el equipamiento, y un reparto industrial que era muy complejo de articular.

FCAS y MGCS
El programa MGCS ahora apunta a una fecha límite más allá de 2040, tal vez incluso 2045.

Para el FCAS, que debe permitir diseñar todo el componente de combate aéreo de la próxima generación, y no sólo el avión de combate central, el alemán necesita, destinado a un caza más pesado y destinado a la defensa aérea, y el francés, con un Los cazas más ligeros capaces de operar desde sus portaaviones, pero también de garantizar la postura nuclear, ya eran difíciles de armonizar.

Sin embargo, es el reparto industrial el que plantea los problemas más importantes, entre una industria aeronáutica de defensa francesa capaz de operar todo el sistema de forma independiente, una industria alemana capaz de lograrlo en más del 75%, y la BITD española, menos experimentada, pero muy ambicioso.

Si algunos pilares encontraron su equilibrio, otros, en particular en torno al diseño del propio caza NGF y a sus controles de vuelo, suscitaron una intensa oposición entre la francesa Dassault Aviation y el europeo Airbus DS, creyendo ambos tener las habilidades y la experiencia para gestionar este pilar.

Estas tensiones entre los dos líderes europeos del diseño aeronáutico llevaron al programa FCAS al borde del precipicio. Su salvación sólo se debe a la decidida intervención de los tres ministros supervisores de Francia, Alemania y España, que impusieron una firme directriz industrial, al menos para la fase de estudio y creación de prototipos que se prolongará hasta 2027.

FCAS Lecornu Robles Pistorius
El programa FCAS salió del estancamiento en el que se encontraba gracias a la intervención conjunta, en 2022, de los tres ministros supervisores interesados ​​(de izquierda a derecha), el francés Sébastien Lecornu, la española Margarita Robles y el alemán Boris Pistorius.

La trayectoria seguida por MGCS fue esencialmente la misma que la del FCAS. Sin embargo, inicialmente el programa partió de bases más sólidas: desde 2015 se confió a la empresa conjunta franco-alemana KNDS, que reúne a partes iguales a Nexter y Krauss-Maffei Wegmann, mientras que el programa también se financió a partes iguales. partes iguales por París y Berlín.

Sin embargo, esto no logró despegar, en gran parte debido a expectativas que eran difíciles de armonizar entre el ejército francés y Das Heer, su homólogo alemán. Sobre todo, en 2019, el Bundestag ordenó la adhesión de Rheinmetall al programa, lo que provocó un profundo desequilibrio en su gestión, pero también en su reparto industrial, lo que provocó violentas disputas entre Nexter y Rheinmetall en torno a la gestión de determinados aspectos clave, como los principales arma de los blindados.

De nuevo, fueron los ministros francés y alemán, Sébastien Lecornu y Boris Pistorius, quienes tuvieron que intervenir, hace unos meses, para volver a encarrilar el programa, aunque algunos obstáculos clave no se han eliminado, en particular en lo que respecta a las expectativas divergentes entre franceses y alemanes.

Francia tendrá que decidir en 2025 sobre estos programas, según un informe del Senado

Si hoy los dos programas parecen haber salido de la rutina en la que se encontraban gracias a una firme recuperación política, su futuro, por otra parte, aún está lejos de estar garantizado.

char leclerc
Los tanques franceses Leclerc tendrán que someterse a una importante renovación, incluido el reemplazo de su sistema de propulsión, si esperan seguir operativos después de 2035.

Además, si bien inicialmente apuntaban a la entrada en servicio alrededor de 2035 para MGCS y 2040 para FCAS, se deslizaron respectivamente entre 2040 y 2045 para la sustitución de Leclerc y Leopard 2, y de 2045 a 2050, para el sucesor de Rafale et Typhoon, lo que plantea importantes cuestiones relativas al período provisional adicional, para las que la planificación francesa no tiene hasta la fecha una solución.

Un Informe reciente del Comité de Defensa y Asuntos Exteriores del Senado, en materia de créditos para el equipamiento de las fuerzas (programa 146), en el marco del proyecto de Ley de Finanzas de 2024, adopta, a este respecto, una visión clara de los riesgos vinculados a estos dos programas, y las acciones que deberían que el gobierno debe emprender para mitigarlos.

Escrito por Hugues SAURY, senador de LR por Loiret, y Hélène CONWAY-MOURET, senadora socialista representante de los franceses en el extranjero, el informe advierte en particular sobre los riesgos de fracaso de uno u otro programa, o incluso de ambos, y sobre la situación en la que se encontrarían los ejércitos franceses, así como la industria de defensa nacional, en tal escenario.

Rafale Marine
Los Rafale M de la Armada francesa entregado de 2000 a 2004, seguramente tendrá que ser retirado del servicio a partir de 2035, debido al desgaste acelerado de los aviones a bordo sujetos a limitaciones importantes (aterrizaje, corrosión, etc.)

Según los senadores, ahora es necesario que Francia defina una fecha final de arbitraje sobre su participación en estos dos programas. En el informe se propone una fecha límite de 2025, porque permite evaluar el progreso de los dos programas a lo largo de 2024 para determinar sus posibilidades de éxito o, por el contrario, admitir que las dificultades encontradas representarían obstáculos demasiado grandes para superarlas. las garantías necesarias para su éxito.

Los retrasos en estos programas amenazan la eficacia de los ejércitos, según el Senado


Queda el 75% de este artículo por leer, ¡Suscríbete para acceder a él!

Metadefense Logo 93x93 2 Planificación y planes militares | Análisis de defensa | Avión de combate

Los Suscripciones clásicas proporcionar acceso a
artículos en su versión completa, y sin publicidad,
desde 1,99 €.


Para ir más lejos

Todas

REDES SOCIALES

Últimas Noticias

Meta-Defensa

GRATIS
VER